Miércoles, 21 Junio 2017 15:04

Ecuador sin muerte Materna: La importancia de cuidar las vidas de la madre y del bebé

Rate this item
(0 votes)

 La muerte materna es un grave problema de salud pública que afecta sobre todo a los países pobres y presenta un gran impacto individual, familiar, social y económico. Y son de aproximadamente 800 mujeres cada día a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud la mayoría de las muertes maternas pueden ser evitadas si la mujer, su pareja, su familia y la comunidad aprenden a reconocer las señales de peligro a tiempo.

El no demorar en la identificación de estas señales de peligro, el no demorar en acudir a un servicio de salud y el no demorar en recibir la atención calificada y oportuna son los principales factores que marcan la diferencia entre la vida y la muerte.

No debe haber sangrados

En un embarazo normal no debe haber sangrados. TODO sangrado durante el embarazo (poca o mucha cantidad) es peligroso para la embarazada y su bebé. Acude al servicio de emergencia más cercano para ser evaluada y si es muy abundante el sangrado llama a la línea única de emergencias 9-1-1.

La salida del líquido amniótico

La salida de líquido amniótico o “agua de fuente” puede ser normal cuando se empieza la labor de parto. En este momento es importante acudir al centro de salud u hospital para la atención de tu parto. Pero si la salida de líquido se da antes de las 38 semanas, en forma abundante o apenas como un escurrimiento (gotitas), esto NO es normal y puede complicar tu vida y la de tu bebé. No permitas que introduzcan medicinas naturales u objetos en tu vagina bajo ningún concepto, mucho menos si hay salida de líquido, pues esto aumenta el riesgo de infecciones. Tampoco permitas un exceso de tactos vaginales (más de uno en 4 horas) si existiera salida de líquido. Busca atención médica de forma urgente.

Dolores intensos en el abdomen

Si presentas un intenso dolor en el abdomen o vientre que hace que tu abdomen se ponga duro, que se incrementa en tiempo, intensidad y frecuencia, es decir que se hace más fuerte y más seguido, o se presenta de forma súbita y constante, debes acudir de forma emergente a un servicio de salud cercano. Mucho más si aún no estás en los días en que se espera tu parto. ¡No pierdas tiempo!

Dolor de cabeza, zumbidos, lucecitas
Si presentas síntomas como intenso dolor de cabeza, zumbido o ruidos en los oídos, mareos, ver lucecitas o visión borrosa repentina, dolor repentino en la boca del estómago, con o sin hinchazón de los pies, manos o cara, significa que tu presión arterial está subiendo y que tú y tu bebé pueden estar en peligro. Estas molestias pueden presentarse durante el embarazo, parto o después del parto. Más si tuviste antecedentes de preeclampsia o eclampsia en tus embarazos anteriores. Ante cualquiera de estos síntomas, acude inmediatamente a la unidad de salud más cercana; allí te mediremos y controlaremos tu presión arterial para cuidar tu salud y la de tu bebé.

La fiebre

La fiebre es con frecuencia un signo de qué algo anda mal. Puede ser evidencia de un proceso infeccioso. En una mujer embarazada, en el parto y después del parto la fiebre siempre debe preocuparnos, por ser una señal de peligro. Si tienes fiebre, acércate a un establecimiento de salud del MSP para recibir la atención y tratamiento adecuado. No te auto-mediques jamás si estás embarazada, ni tomes medicación que no te la haya dado un médico. Busca atención calificada por tu salud y la de tu bebé.

Cuidados el parto
El ideal es que acudas siempre a recibir atención médica adecuada y oportuna para el momento de tu parto. Un parto normal es un proceso fisiológico y la mayoría de veces sin mayores complicaciones. Sin embargo, existe un porcentaje de partos que pueden ser demorados o complicarse por varias circunstancias y convertirse en una tragedia para la madre y/o el bebé.

 

Read 130 times